Sabes estás dentro del cuento...

La idea de la utopía, la fe en divinidades, un mundo donde la paz toma el trono en el alma y el corazón de toda la humanidad, cada vez se me parece más a los espejismos que se le materializan en el desierto al que busca sediento el agua.

Mientras se acerca, el holograma le muestra al caminante su ilusoria imagen de la realidad. Un viaje solitario por las arenas y dunas aparecen como fantasmas luchando por salir de la ficción para hallarse en la realidad que jamás alcanzan. Lo produce la mente, el calor, el cansancio del viaje y el desierto. El Sol abrazador es el dueño y señor de todo.  

Y pues, así nosotros, los protagonistas, caímos en lo virtual. Sacrificamos nuestros más altos sentimientos y valores éticos nobles del mundo análogo, por estar al día observando y aprendiendo como nos dejamos llevar hacia la corriente del ciber-espacio.

Todos sus códigos hay que saberlos y conocerlos a la perfección. El mejor alumno es aquel que niega la historia y se monta en la nave de la prisa cambiando su cerebro antiguo por uno nuevo capaz de no mirar ningún sufrimiento humano como doloroso. Nos están comandado para que la pobreza y los pobres de la tierra los veamos con aburrimiento e indiferencia. Llevarnos a la mente robótica culmina con lograr que el cibernauta no quede con sentimientos humanos de siglos pasados. El infierno y el paraíso por estos caminos de las redes cibernéticas en ocasiones parecen encontrarse o confundirse uno con el otro. Hay un placer casi erótico durante el ejercicio de vuelo por las redes. Enviar mensajes, canjear nuestra libertad e intimidad es una cotidianidad totalmente nueva para nuestro cerebro humano. Se convierte un ritual que nos facilita la adicción, alegrías efímeras, goce sexual, diversión bizarra, confesiones que aterran  o que enternecen el alma de los miles o los pocos que leen en sus plataformas. A la vez existe también un peligro sublime que nos despista y nos juega con espejísmos.

Deseo compartir estos sentimientos y pensamientos no porque busco criticar ni subestimar esta gran invención humana.  Pero sí me causa mucha curiosidad saber si luego de muchos siglos usando esta herramienta, en un futuro lejano o cerca, seremos una sociedad perfecta o si la humanidad logrará alcanzar la felicidad que tanto anhela sin dañar los cerebros, las almas ni el templo de vida de otros.

¿Quien sabe? Me despido con un poema breve que se titula,

 

Hey, Whatsup

¿Quien eres?

¿De dónde vienes y hacia dónde vas?

Si te pierdes, párate de espaldas al espejo

Siempre el te encontrará...

 

Danny rivera

 

Danos tu email para recibir mas noticias

Sigueme / Follow me

YouTube -- https://www.youtube.com/channel/UCNOcW6nrZTlDj9RAncNYv4A Facebook -- http://facebook.com/1dannyrivera CD Baby -- http://www.cdbaby.com/cd/dannyrivera3

Escucha/Listen