Sabes estás dentro del cuento

A casi todos nos han recibido cantando. Nuestra madre nos arrulló en la cuna con canciones. 

La sonoridad de la voz de mamá es la música de la creación y de Dios provocando felicidad y regocijo al espíritu de la llegada de un hijo que se desea. 

Esa es la primicia que el bebe recibe para que no se asuste por llegar a este sitio nuevo para él o ella y que puede resultarle extraño si no fuera por que mamá le envía con su voz un canto de bienvenida de amor y de gratitud. 

El nuevo ser que ha llegado a darle el privilegio y la gracia de convertirla en Madre. 

Sabes, que hay un adagio o refrán que dice: Cantar bien o no cantar en el baño es diferente, pero delante de la gente, cantar bien o no cantar... 

Cuando la madre mirando al niño a sus ojos le canta una nana, por su voz fluye el sonido del alma y los oídos nuevos del bebe recapturan la sonoridad de mamá que desde el vientre no escuchaba. Imagino al niño exclamar para si: ¡Ah! Que bueno, ahí está mi mamá, no estoy solo. 

Eso me pasó a mí con mi mamá, Sabina. Y entiendo por ella…

Yo canto para ordenar mi ser, mi vida, mi espíritu, y por consiguiente, me sirve para regalarle a otros mi cantar y compartir con mis sagrados semejantes el bienestar de sanidad, de fortaleza y de seguridad que yo siento cuando tengo que cantar frente al público o vía las grabaciones. 

A los seres humanos nos gusta cantar por que es lo que somos, sonidos de el creador, poesía coreada.

Desde el púlpito alabamos la divinidad o cuando en el teatro invitamos a la audiencia a cantar. 

Tarareamos bajo el agua en el baño o mejor aun, cuando sentimos alegría o tristeza y acudimos a la voz de un cantor y con él o ella nos cortamos las venas o buscamos liberarnos de la pesadez y los entuertos del mundo. 

Cante al levantarse, silbe cuando trabaje, deje que en su memoria haya un gran repertorio de música, la que le guste, pero no olvide, que cantar es un acto sagrado, por lo tanto cuando se disponga a cantar, piense que es un perfecto momento de intimidad con las grandes fuerzas de la vida. 

Sabes, estás dentro del cuento, cuando un día te has de ir del cuento, pídele a Dios que te ayude, para que te retires a sus aposentos cantando. 

Felíz tiempo de renovación. Danny Rivera

Danos tu email para recibir mas noticias

Sigueme / Follow me

YouTube -- https://www.youtube.com/channel/UCNOcW6nrZTlDj9RAncNYv4A Facebook -- http://facebook.com/1dannyrivera CD Baby -- http://www.cdbaby.com/cd/dannyrivera3

Escucha/Listen