Sabes, estás dentro del cuento y me pregunto y pienso y siento profundamente…

¿Dónde están los justos, conciencia divina? ¿De cual justicia nos hablan desde las potencias que asesinan?

¿Qué pasó con el fuego que un día lejano despertó al ser humano de un estado ingenuo ajeno al mal y quienes lo conquistaron para exterminar y abusar de los que se quedan atrapados?

Entre los saqueadores del diamante, del oro negro, del gas, del agua y el turno para gobernar, el mundo esta contaminado del absurdo mentir y engañar. ¿Por qué nos conquista el silencio que da paso a la impunidad? ¿A quien acudir, si nadie atiende súplicas a menos que no llegue con ella la esclavitud rosada bordada con cadenas de modernidad?

La vida del ser humano en la tierra ha sido un constante holocausto.

Por favor no se lleven mis sueños. No destruyan con el Armagedón de la supremacía de un color en contra de otro. Te lloro África, te lloro Nigeria, te lloro Whitman y me seco las lágrimas con tus hojas de yerba.

Te lloro Borinquen, por que no sabes salir de tus encierros, por que también callas por el terror de no atreverte a superar tu propia historia.

¿Quien escribirá otra historia? Al menos mejor de esta que vivimos. Podrías ser tú amigo que lees, o aquellos que no les importa la fama para cumplir y conquistar sus sueños y ni les pica en su ego el morbo de pasar a la historia como conquistadores de pueblos.

Cierro los ojos luego de ver los cuerpos calcinados de mis hermanos de Nigeria, un poblado de gente humilde, nacidos donde hace milenios nació la civilización del ser humano y veo el fuego que los ha quemado o asesinados. Contemplando al ser humano matando a sus otros hermanos, parece que olvidan que con ese acto fratricidio se denigra la condición humana. Caemos en lo más bajo.

Abro mis ojos otra vez para quitarme el coraje y saber que sí perdono, aunque no olvide. Al menos, es un alivio a esta carga pesada de estar vivo.

Despertemos de las llamas de este infierno y apaguemos con las aguas bautismales de la paz, de el respeto, la compasión y el amor mutuo las discordias que fabrican el poder económico e intercambiarlo por el amor, que es gratis, por una mercancía que solo satisface el cerebro y la ambición de los bancos y su economía.

Saben, en este cuento con la palabra sagrada buscamos sanidad pero al mismo tiempo denunciamos la maldad que asesina a nuestros hermanos.

 

Fotografía de: Hamed Saber, Empty Hands Sad Fisherman en Hormoz, Hormozgan, IR, Febrero 9 del 2008, Creative Commons 

Danos tu email para recibir mas noticias

Sigueme / Follow me

YouTube -- https://www.youtube.com/channel/UCNOcW6nrZTlDj9RAncNYv4A Facebook -- http://facebook.com/1dannyrivera CD Baby -- http://www.cdbaby.com/cd/dannyrivera3

Escucha/Listen