Sabes, estás dentro del cuento... y en este cuento la fiesta de la muerte ha estado nutrida de deudos llorosos y sonrientes. La fiesta se organiza sola cuando del alto cielo su majestad, el misterio y Dios llama a sus hijos para que empiecen a llegar a sus dominios.

El truco de esta fiesta solo lo conoce su anfitrión.

El hala sus hilos posiblemente plateados y amarrados a su ceno y en su regazo para en un zigzag inimaginable. 

Llevarse a los más amados nos arrebata las almas más arraigadas a nuestro ser íntimo.

 

Sabes estás dentro del cuento...por ustedes, los que leen ahora lo que escribo, la canción de la vida se  renueva. La memoria con su espacio infinito alberga la sonoridad de todos los sentimientos. Una voz cuando toca el corazón de los que escuchan ya no pude dejarse abandonada en el olvido.

 

El teatro y las canciones son una versión de la sonoridad de muchos pensamientos y sentimientos de las almas que nacen y se manifiestan en el cuento.

Tengo la privilegiada oportunidad de representar con mi voz y mi presencia la musicalidad que en muchos momentos nos convoca a reunirnos para revivir tiempos e historias.

Esta vez ocurrió el 12 de abril en el Miami Dade County Auditorium.

El concierto Coincidencias al lado de mi hermano Chucho Avellanet, a quien admiro y quiero mucho, fue una noche explosivamente mágica.

Llevamos ya seis presentaciones con un éxito fabuloso.

 

Sabes, estás dentro del cuento...

Aquí el bien y el mal están enfrascados.

Para lograr buscar y conquistar la conciencia de los humanos, el mal logra con facilidad llevarse a su entorno los seres que tiene su conciencia en venta.

El mal actúa con fina astucia. Es un camaleón bien dotado de inteligencia.

El sabe como camuflajearse por las redes y es especialista en vestimentas. Nunca vas a ver la maldad con el mismo ropaje, por eso es difícil identificarla rápidamente. Posee distintas naves con las que viaja para ganar seres. Una es el corazón de aquellos que lo tienen lleno de rabia, de egocentrismo y otras con corazones que no tienen compasión con las cosas sencillas y maltratan a los más débiles.

Eso sí, no es grosero, al menos al principio se comporta con amabilidad y nos hace creer que es un ser altruista.

 

Jerry...sabes, estás dentro del cuento.  Al otro lado de ti esta la madre Luna con sus emociones entre cortadas.

Ella me narra con orgullo y nostalgia la pureza de tu corazón y de tu alma. Ella que fue formándote en su vientre, ella, la mujer alquimista del laboratorio de Dios te conoce desde que empezaste como la semilla del amor que al florecer iluminó su vida y la de toda la familia.

Alicia me ha pedido que te escriba, por que siente que si me acerco a tu ventana, por la que tú acostumbrabas a sacar de tu imaginación las palomas de la libertad del gran poeta que eres para describir la maravilla de estar vivo junto a los más amados, el milagro de la sanación acudirá a socorrerla, en estos  momentos de angustias causados por tu partida.

Sabes, estás dentro del cuento y me pregunto y pienso y siento profundamente…

¿Dónde están los justos, conciencia divina? ¿De cual justicia nos hablan desde las potencias que asesinan?

¿Qué pasó con el fuego que un día lejano despertó al ser humano de un estado ingenuo ajeno al mal y a quienes lo conquistaron para exterminar y abusar de los que se quedan atrapados?

Entre los saqueadores del diamante, del oro negro, del gas, del agua y el turno para gobernar, el mundo esta contaminado del absurdo mentir y engañar. ¿Por qué nos conquista el silencio que da paso a la impunidad? ¿A quien acudir, si nadie atiende súplicas a menos que no llegue con ella la esclavitud rosada bordada con cadenas de modernidad?

 

Sabes, estás dentro del cuento…

Para llegar hasta mi tiempo presente como intérprete de la canción de nuestra América hispano hablante, luego de luchas y décadas de impulsar mis inquietudes de la superación y vencer mis propias limitaciones, he tenido vivencias grandiosas y por ellas puedo afirmar que soy hoy cantor.

Tengo archivados momentos muy amados e inolvidables. 

Les voy a contar brevemente, uno de ellos. Mí encuentro con el Teatro Pregones en el barrio de el Bronx en la ciudad de Nueva York.

Sabes estás dentro del cuento. Hoy 27 de febrero cumplo años. Llegué  a los 69 y le doy gracias al gran padre por la vida.

¿Qué ocupa mis pensamientos ahora en el momento de vivir la celebración de mi vida?

Comparto con ustedes en el cuento lo que pienso...

A la luz del día y al caer la noche pienso en ti Venezuela.

Mirando hacia afuera u observando hacía adentro estás presente Venezuela.

Saben están dentro del cuento,

Hace algunas semanas les dije que quise recurrir a ustedes para preguntarles de que color era la obsesión.

Como recordatorio, en todas las respuestas que me escribieron encontré un tesoro de ideas poéticas, filosóficas, jocosas, intrépidas, locas y llenas de lucidéz. Como les compartí, mí próxima producción musical se titula Obsesión, como la famosa canción del formidable compositor puertorriqueño Pedro Flores. Me gustaría mucho lo adquirieran.

Obsesión, es un viaje obsesivo por el romance que transmiten las canciones clásicas que muchos han cantado y yo en esta producción repito la misma fórmula pero solo ustedes podrán aclarame si he sido asertivo, o correcto en volver a cantar éxitos archi-conocidos que son de todos las épocas.

Todo comenzó, hace casi 15 en la ciudad de Nueva York que se conviritó en el centro y en dónde este nueva producción nació.

(Escrito para Marmara House Projects. El disco sale al mercado el 25 de marzo de 2014.)

De un tiempo para acá he perdido la costumbre de escuchar música. Ha sido un desplazamiento progresivo incitado por querer arrinconar de alguna forma la terrible nostalgia que me provoca escuchar desde la diáspora el repertorio musical puertorriqueño. Pero entonces me suceden cosas inesperadas. Me piden que escriba una reseña de “Obsesión”, el nuevo disco de boleros de antaño del extraordinario cantante Danny Rivera y el insuperable guitarrista del tres, Nelson González. Y confieso que con la misma facilidad con la que me he pensado invencible, he sentido un tranque total de garganta. Apenas escuché a Danny Rivera cantar dos o tres versos y a Nelson González rascar las cuerdas del tres, se vinieron abajo todas las estructuras que he construido con los años para escudarme de tales sentimentalismos.

RSS feed

Danos tu email para recibir mas noticias

Sigueme / Follow me

CD Baby -- http://www.cdbaby.com/cd/dannyrivera3 Facebook -- http://facebook.com/1dannyrivera YouTube -- https://www.youtube.com/channel/UCNOcW6nrZTlDj9RAncNYv4A

Escucha/Listen