(QUE SE CONFORMEN CON LO QUE SOBRE – Don José Buscaglia - Obra pictórica de 44” x 30” –

Exhibición: “Puerto Rico en su laberinto - crónicas de un país y de un mundo en crisis",

Longwood Art Gallery @ Hostos de Hostos Community College en Nueva York, 2010)

 

Sabes estás dentro del cuento....El terror de la situación que vive mi patria Puerto Rico invade a los políticos de turno. No tienen la valentía de dejar de ser sumisos ante este hecho histórico de la errónea y despilfarradora economía del país. La deuda que ha contraído la sociedad puertorriqueña por cosas de políticas erróneas, pillaje y saqueo, tiene en jaque mate a toda una sociedad y a las futuras generaciones de familias que nazcan en la isla.

La deuda es una deuda eterna a menos que se sacudan con dignidad de guerreros el coloniaje que aplasta con dureza nuestras alternativas. Se los está tragando la historia y no tienen la suficientes agallas como para superar esta triste situación. Ni se atreven decirle al que se le debe, “aquí no podemos pagar, o si quieren que paguemos, primero tenemos que levantar una economía nuestra o que se nos de oportunidades especiales para ir pagando de acuerdo a nuestras capacidades”.

¿De dónde vamos a sacar una economía nacional preguntarán muchos?

Pues de la misma capacidad que se tiene para robar y mentir. Transformándonos en un proyecto político decente. Que miremos hacia nosotros mismos y dejemos de estar arrodillados pidiendo migajas. Esa es la verdad y toda la verdad.

Nadie que llegue del país del norte como bonista o a representar el gran capital llegará a reírse de nuestras gracias y ayudarnos por que nos ama, porque no nos aman.

Quieren que en el tiempo más prudente se le devuelva lo que se les debe.

Son ilusos los que tienen fe en los dueños del casino político y económico, que conjuntamente con los políticos corruptos han estado jugando con nuestro pueblo y nuestra sana creencia de que somos importantes para ellos. Lo sabe todo el mundo. El capital y sus dueños no tienen conciencia, ni sentimientos, ni alma. Si tienen dinero, pero no vienen a salvarnos.

Llegan con la misma prepotencia con la que nos invadieron y saben que los políticos que el pueblo elije son cobardes en su mayoría y juegan el juego del partidismo y no el del cooperativismo social humanista, donde todos tengamos oportunidad de crecer y vivir en una mejor sociedad, que la dirijan hombres sanos de mente y espíritu capaces de pelear por lo que se debe defender, LA DIGNIDAD. 

¿Dónde está el poder de esa economía que buscamos? En la decencia de entrar de lleno al ruedo político. En la honestidad, en la ética, y en la capacidad intelectual de miles de seres humanos y hermanos nacidos en esta patria que se debe defender hasta la muerte. La economía somos el pueblo. El pueblo que se atreve a dominar sus impulsos de egotismo desmedido y permitir que de nosotros salga todo lo mejor de nosotros, para que nos conduzca a la creación de inventivas económicas y políticas renovadoras y atrevidas que nos lleven a compartir vida con el mundo entero y no solo con los Estados Unidos de Norte América. El resto del mundo es más grande y nos toca buscar en el nuestra oportunidad.

¿Por qué volver a votar en las elecciones por aquellos que fueron los causantes de la debacle y por aquellos que son familiares? Se nota desde un avión que entran a la política por negocio y no por servirle a pueblo.

Solo nosotros, nuestras mentes y nuestras destreza para evolucionar podrá salvarnos, si es que queremos vivir con honor.

Atrévete boricua a superar tu historia. No repitas los mismos errores a menos que ya no quieras levantarte y quieras continuar arrodillado, dejando que lleguen a la colonia los emisarios del capital para cobrar lo que se les debe. La decepción será monumental o peor que la que estamos viviendo.

Cuando un pueblo vive atemorizado, como mi pueblo, el mismo pierde su norte y cuando trata de encontrarlo vuelve errar cayendo por su propio abismo.

NO ME RENDIRE BORICUA. NO ME RENDIRE, Danny Rivera

 

NOTA:

QUE SE CONFORMEN CON LO QUE SOBRE – Obra pictórica de 44” x 30”

José Buscaglia                                                                                                                                  

29 de septiembre de 2010, Villa Pitirre, Johnston, R. I.

Creo que esta representación alegórica de la tragedia puertorriqueña no requiere explicaciones adicionales. Cualquier puertorriqueño que se mantenga al tanto del colapso social, político y económico en la Isla puede ver las condiciones  particulares que se reflejan en la obra.  

Es curioso considerar cómo una representación plástica, que al fin y al cabo es la suma de elementos simbólicos y alegóricos, puede presentar un cuadro más exacto de la realidad aun siendo producto de la imaginación y la fantasía. El recurso del diseño y la composición permite agrupar elementos aparentemente dispares dentro de una expresión armónica de su contenido. El andamiaje de la estructura interna es para la representación plástica lo que la sintaxis es para la inventiva literaria y la composición rítmica para la música.          

Lamentablemente, las circunstancias de la condición actual de la sociedad  puertorriqueña que se ilustran en esta obra parecen haber rebasado ya la marca que podría permitir una transición sosegada a un curso de proceder razonable y justo.        En consecuencia, dado el grado de deterioro cabe considerar que habría que romper radicalmente con el presente para poder iniciar un auténtico proceso revolucionario de reconstrucción nacional. 

 

Danos tu email para recibir mas noticias

Sigueme / Follow me

CD Baby -- http://www.cdbaby.com/cd/dannyrivera3 Facebook -- http://facebook.com/1dannyrivera YouTube -- https://www.youtube.com/channel/UCNOcW6nrZTlDj9RAncNYv4A

Escucha/Listen