(Foto por Paloma Suau)

Sabes estas dentro del cuento, 

En el teatro el telón cae y sube irrepetiblemente, como en el teatro de la vida y como los atardeceres que aparecen y se ocultan en las noches. 

Todo sigue porque un día nuevo se escenificará por el poniente. Miriam Colón es, fue y será como la escena de la trama de la novela de la vida, donde el protagonista alcanza la gloria perpetuándose desde la excelencia de su arte, para encarnar con maestría su tiempo de actriz, su tiempo de persona, su tiempo de líder precursora, su tiempo de ser humano.

A la Miriam Colón de la diáspora le precedía su identitario rol de puertorriqueña y mujer hispana universal. En su tiempo fue heroica y atrevida entre los círculos teatrales y cinematográficos, en un país que vivía tiempos intimidantes. Así fue demostrando su gallardía que no atemorizaron sus luchas e ideales. Llegó al gran celuloide y ni de la fama y la gloria opacaron su esencia de ser latina y puertorriqueña. Luchando entre hombres se abrió paso sin descanso. Miriam Colón es un nombre de firme estirpe, inquebrantable, voluntariosa y a la ves con carácter tierno, humilde y amoroso. Su brillante talento de actriz la llevó a actuar de “tu a tu” con los más grandes intérpretes y actores de su época, entre ellos, el inmenso Marlon Brandon.

El Teatro Rodante Puertorriqueño de Miriam Colón es uno de los grandes legados culturales para la cultura Latinoamericana en Estados Unidos. Una puertorriqueña hizo eso. Sembró y dio fruto. Gracias a la fraternidad, solidaria y respeto cultural de Rosalba Rolón, Alvan Colón-Lespier, y Jorge Merced, hoy el “PRTT” es, Pregones/Puerto Rican Traveling Theater. El Teatro Rodante Puertorriqueño vive. Es un ícono donde la clase actoral de la diáspora que mantendrá vigente el teatro puertorriqueño en la ciudad de Nueva York.

La vida de Miriam Colón no termina con su muerte. Ahora su vida es un ejemplo vivo y emocionante de una mujer que retó su tiempo como pocas lo han hecho en el mundo teatral y cinematográfico.  

Desde Nueva York, Miriam Colón elevó sus cejas frente al actor de turno y con su voz templada dijo su parlamento, “¿Yo soy Miriam Colón, y usted amigo, quien es?”

El telón sube y baja cuando la escena termina. El telón sube y la novela de la vida entona la borinqueña en honor a una hija inolvidable que logró en su momento obedecer a su tercera llamada. Por eso, Miriam Colón vivirá para siempre.

Danny Rivera

 

Danos tu email para recibir mas noticias

Sigueme / Follow me

YouTube -- https://www.youtube.com/channel/UCNOcW6nrZTlDj9RAncNYv4A Facebook -- http://facebook.com/1dannyrivera CD Baby -- http://www.cdbaby.com/cd/dannyrivera3

Escucha/Listen