Pintura: Dena Pérez

Sabes, estás dentro del cuento…

¿Y tú, qué haces con tu vida? ¿Qué te conmueve de lo que estas viendo en la vida de otros seres humanos que hoy viven huyendo de la guerra? 

Las misma masacres y genocidios cometidos por los grande magnates de la economía bélica.

Sal de tu bunker personal. Sal de tu burbuja de la indiferencia. Di algo. Escribe. Enfádate y transforma tu coraje en denuncia. No te quedes impasible mirando como mueren niños, jóvenes y adultos tratando de cruzar terrenos y mares peligrosos en América Latina, Europa, África, en Siria y en muchos tantos otros lugares del planeta.

Haz algo. Hagamos más de lo que estamos haciendo. Tú o yo podríamos  ser un día uno de esos refugiados que aterrados salen despavoridos a buscar un lugar seguro para no morir debajo de un bombardeo. No creas todo lo que ves en la prensa que busca convencerte que el negro, el musulmán, y el que no piensa como tu es tu enemigo. Educa tu espíritu, libera tu alma de las mentiras mediáticas que criminalizan a cualquier hermano que llega a las puertas de tu frontera a buscar asilo, paz, y una mejor vida.  

Somos todos transeúntes en este viaje. Nadie, por más poderoso que sea y se proclame dueño y señor de la vida de toda la humanidad en el planeta tiene derecho a arrebatarnos la felicidad y a dejarnos huérfanos y desamparados. Seamos valientes. Reunamos amigos y vecinos y salgamos a la calle a vencer el miedo y proclamemos justicia para los hermanos que en este momento son víctimas de la guerra. 

No creamos que nuestro confort es la seguridad total. Mientras exista la injusticia grotesca, el abuso por los derechos humanos de seres que están a muchas distancia de nuestras realidades repletas de neón y  y de opulencia no vamos a tener plena tranquilidad ni estado espiritual a plenitud. 

Estas palabras tal vez salgan volando hacia ustedes y no se quede en ustedes el mensaje. Pero si les aseguro que es un momento trascendental en la humanidad para vivir en la solidaridad con aquellos que no conocemos pero si vemos en las pantallas sufriendo, llorando y pidiendo auxilio.

No estoy exagerando. No tenemos mucho tiempo. Debemos abrirnos a la bondad. Es hora de revaluar  esta enseñanza de la indiferencia y la prepotencia que nos ha enloquecido al punto de ver nuestros errores históricos de mal comportamiento humano como si fuera la nueva serie de Netflix.

Estamos al borde de pasar de un estado de conciencia a otro y eso es bueno porque la esperanza  de renovación humana está por llegar, pero debemos ir demostrando con las buenas acciones en favor de los demás que no todo esta perdido y que la humanidad tiene sentido, que el amor, la paz y la fraternidad no son solo palabras del léxico humano.

Líderes que hoy dirigen los destinos de muchas almas se han adueñado de la verdad. Ellos proclaman que solo su sentido de superioridad y de poder bélico y económico les otorga el derecho a asesinar y a quitarle la vida a los que consideran sus enemigos. ¿Quien es el enemigo del ser humano sino él mismo?

Este cuento esta por acabar y está por asomarse el sol de uno nuevo capítulo en la humanidad.  

¿Cúal es el propósito de la vida? ¿Para qué ella diseminó por todo el territorio planetario su conciencia de familia? ¿Por qué estamos todos en la búsqueda de la felicidad y por qué se arriesgan tantos hermanos a buscarla aunque esta aventura lícita les cueste la vida y de los familiares que los acompañan en la zaga?

La respuesta la tiene usted que lee sentado plácidamente en la tranquilidad de su hogar. Estamos aquí para amarnos, protegernos, ayudarnos, socorrernos, compartir, vivir, sufrir, evolucionar y saltar del sufrimiento a la liberación del gozo por saber que somos hijos de la vida.

Jamás olvide que toda materia, molécula, y toda energía nuclear que nos rodea  es la composición del cuerpo de la creación creada para la continuidad de la vida hasta más allá de nuestra comprensión.

Seamos aliados de todo lo que hay debajo de nuestras cabezas, y hagamos como dice el poeta Mario Enrique: transformemos en jardines los campos de batalla.

Cambiemos las bombas nucleares por arado y semilla para que el manantial del alba riegue surcos de amor. El ahora está presente. Es tiempo ahora de salir sin miedo y denunciar la guerra y pedir amparo y justicia para todos los que la sufren.

Es tiempo de la paz, Danny Rivera 

Postdata: Con el permiso de la artista Dena Pérez comparto un extracto de su pintura que lleva el titulo de este escrito.  Comparto también el pensamiento de Dena sobre la pieza. Su fotografía y gráfica tendrá puesta el 24 de septiembre en Casa de Cultura, Sala Municipal de Exposisiones en Torrejón de Ardoz en Madrid, España.

La T.V. nos dijo que eran pocos: hoy reconoce que 4 millones de personas huyen perseguidos hacia el norte"

La repetición de una misma imagen crea secuencias, como frases que componen los párrafos y capítulos de un texto.  El texto describe la situación de esa imagen. Cada uno de nosotros creamos y formamos parte de la situación.

"La T.V. nos dijo que eran pocos: hoy reconoce que 4 millones de personas huyen perseguidos hacia el norte" es el título para esa situación. La instalación de esta pieza formada por 25 dibujos propone ser "leída" entera como un texto y también frase a frase, dibujo a dibujo.

Son 24 dibujos de carbón y pastel en papel de 47 cms de largo por 270 cms de alto colgados en seis paneles que pueden leerse juntos o por separado. Fueron pensados de tal forma que tres paneles estuvieran enfrentados a otros tres, separados entre ellos a una distancia de 4 mts aproximadamente. Entre el tercer y cuarto panel habría un séptimo panel perpendicular a ambos. En ese panel, un dibujo de 140 cms de largo por 270 cms de alto  cerraría en "U" el fondo de la muestra. 

 

 

Danos tu email para recibir mas noticias

Sigueme / Follow me

YouTube -- https://www.youtube.com/channel/UCNOcW6nrZTlDj9RAncNYv4A Facebook -- http://facebook.com/1dannyrivera CD Baby -- http://www.cdbaby.com/cd/dannyrivera3

Escucha/Listen